blog banner

Los excesos

Dedicarte a la música exige mucha dedicación. Mucho sacrificio. Y hay quién lo lleva mejor y quien lo lleva peor. Aquí un ejemplo de lo que és acutalmente la que fué una de las voces más singulares y reconocidas del rock, interpretando uno de los mejores temas del género y cómo las cuerdas vocales ya […]

Dedicarte a la música exige mucha dedicación. Mucho sacrificio. Y hay quién lo lleva mejor y quien lo lleva peor. Aquí un ejemplo de lo que és acutalmente la que fué una de las voces más singulares y reconocidas del rock, interpretando uno de los mejores temas del género y cómo las cuerdas vocales ya no responden, tal vez debido a los excesos del «sexo, drogas y rock & roll» (bueno, en el caso de cuerdas vocales creo que es lo segundo, espero que no lo primero) o tal vez un catarro, que también los hay y afectan. Aunque este segundo caso es salvable, como Mr. Axl seguramente conocerá, con reposo de un par de días (un concierto menos o un cambio de fecha no lleva a la ruina) o caso extremo cortisona que salva la actuación aunque se debe administrar con mucho cuidado. En fin, una pena de espectáculo de alguien que ha sido tan grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *